Home / Noticias / Trump avivó el debate socialismo vs capitalismo

Trump avivó el debate socialismo vs capitalismo

FOTO. INTERNET

Aunque usted no lo crea, en pleno siglo XXI, más de 25 años después de la desaparición de la Unión Soviética y cuando en todas partes se ha anunciado que la entronización de Trump en Estados Unidos y de Bolsonaro en Brasil, significaban algo parecido al “fin de la historia” al concretarse la hipótesis formulada por Francis Fukuyama en la penúltima década del siglo pasado, el debate entre socialismo y capitalismo se ha vuelto a poner de relieve y lo ha hecho en escenarios inusitados: con epicentros en el Gran Palacio del Pueblo, en Beijing, capital de China, el 18 de octubre de 2017 y respuesta en la Casa Blanca de Washington a comienzos de este mes de noviembre de 2018.

Por supuesto el contexto viene dado por la necesidad que tiene hoy Estados Unidos de darle marco ideológico a la guerra comercial que ha emprendido contra China y que algunos catalogan como un retorno a la guerra fría. En el fondo, lo que trasluce es la decadencia de Estados Unidos como primera potencia económica mundial y la emergencia de China que pronto se ubicará en ese pináculo. Así mismo, se pondrá en el tapete de la discusión la posibilidad de ejercer un liderazgo mundial distinto del que se ha aplicado a través de la historia, es decir uno que no esté basado en la hegemonía militar, ni en la imposición, tampoco en la amenaza, el chantaje o el fantasma de la invasión.

El año pasado, en el marco de su informe al XIX Congreso del Partido Comunista de China, el Secretario General de ese partido y presidente de la República Popular China, Xi Jinping, hizo –en su discurso- una acendrada defensa del socialismo. De hecho confirmó la propuesta china de construcción integral de una sociedad modestamente acomodada en un periodo en que el socialismo con peculiaridades chinas está entrando en una nueva época.

El Congreso del Partido Comunista Chino se planteó -entre otros aspectos- enarbolar la gran bandera del socialismo con peculiaridades chinas, lograr el triunfo definitivo en la culminación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada y conquistar la gran victoria de dicho socialismo en la nueva época.

Xi ha impulsado un importante progreso en la construcción ideológica y cultural, fortaleciendo la dirección del Partido sobre el trabajo ideológico, impulsando la innovación teórica en todos los aspectos y dando mayor relevancia a la posición rectora del marxismo en el terreno ideológico para hacer que el socialismo con peculiaridades chinas y el sueño chino penetren hondamente en la conciencia del pueblo, inculcándole a éste los valores socialistas esenciales y la cultura tradicional.

En esta encomienda, una de las principales batallas ha sido la del enfrentamiento a la pobreza que ha permitido que en los últimos cinco años se liberen a más de 60 millones de personas, descendiendo el índice de ese flagelo del 10,2% a menos del 4%, lo cual ha sido reconocido por el propio Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres quien en su última visita a China entregó un reconocimiento al gobierno por el logro obtenido. Vale decir que al cerrar 2017, según cifras oficiales del gobierno de Estados Unidos en ese país había a la fecha 41 millones de ciudadanos viviendo en condiciones de pobreza, lo que representa un 12,6% de los habitantes del país. Es decir, en términos absolutos y en términos relativos hoy, en China hay menos pobres que en Estados Unidos.

Sin embargo, según refería Xi, “tras un largo tiempo de esfuerzos, el socialismo con peculiaridades chinas ha entrado en otra época, lo que comporta una nueva posición histórica del desarrollo de nuestro país”. Esto significa que después de largos años de calamidades, la nación china ha logrado dar un paso gigantesco en la conquista de un futuro mejor, construyendo una “modesta prosperidad“, y una “naciente fortaleza” que permite visualizar su revitalización. Ello parte de la potente vitalidad del socialismo científico como tao, es decir como camino, pero también como teoría, sistema y cultura que sostendrá el socialismo con peculiaridades chinas, mostrando al mundo que es posible salir del subdesarrollo y avanzar hacia la modernización por vía socialista.

#PONTEpilas

Sobre Carolina Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

psuv-fidel-ernesto-vasavatars-000130139081-7f1ari-t500x500TVes_logotelesurLOGO2AVN_400x400logo yvke mundial_1Logo-COvivetv2003iguana
BANDA ARRIBA